Tarta de limón con semillas d amapola.

image

image

image

Esta tarta la hice para el cumple de mi pareja.

Estos son los ingredientes para el bizcocho:

3 cups de harina (cups, porque puse cucharas medidoras y la medida es cups o tazas)

1 3/4 cups de azúcar

4  1/2 de la cucharilla de café (en cucharas medidoras: tea spoon) de levadura royal

1/2  cucharilla de sal (también tea spoon)

3 cucharadas soperas(table spoon) de semillas de amapola (Si no queréis poner tantas se puede poner menos cantidad).

1 paquete de mantequilla (250 gr)

1 cáscara de limón grande

1 1/4 cups de buttermilk (el buttermilk es leche con unas gotas de limón, se deja reposar y se corta)

5 huevos

Para el almíbar:

1/3 cups de agua

jugo de 1 limón

1/4 cup de azúcar

Para el frosting:

ralladura de un limón

1 paquete de queso crema tipo philadelphia

1 paquete de mantequilla

5 cups de azúcar glass

Horno a 180º C.

Mezclar la harina, azúcar, levadura, sal y las semillas de amapola. Agregamos la mitad de la mantequilla en pomada, la ralladura y el buttermilk. Incorporamos a fondo.

En otro recipiente batimos la mantequilla con los huevos. Y cuando esté bien mezclado agregamos poco a poco a la mezcla anterior.

Horneamos durante 30 minutos.

Las cantidades están preparadas para hacer 2 bizcochos de unos 15 cms. Suben unos 5 cm cada uno. Por eso la altura de la tarta es considerable.

Cuando ya estén hechos los bizcochos preparamos el almíbar. Mezclamos todos los ingredientes, llevamos a ebullición y dejamos que reduzca un poco.

Estando los bizcochos aún calientes le agregamos el almíbar.Yo eché practicamente la cantidad de almíbar que me quedó después de la reducción.

Mientras se terminan de enfriar los bizcochos, hacemos el frosting.

Mezclamos la mantequilla en pomada con el azúcar glass y esponjamos. Cuando esté bien esponjado agregamos  el queso crema y la ralladura de limón. Yo además le agregué un poco de zumo de limón, pues me apetecía que quedara con un sabor a limón más intenso.

Cubrir los bizcochos con el frosting y enfriar. Está mejor del tiempo. Y al día siguiente es cuando realmente está especial.

Me sobró mitad de la tarta y como ya no se tenía en pie la metí en un tupper tumbada. Pues después de1 semana aún estaba comestible, el bizcocho ya un poco reseco. Pero seguía estando buena.

Espero que os guste…